Estimados Obispos, Pastores, Misioneros y hermanos. Paz de Cristo.

LA CONDICION DE LA HUMILDAD

Las palabras “Humildad”, “humildemente” “humilde”, del. griego Tapeinos significa primariamente aquello que es bajo, y que no se levanta mucho de la tierra – y. de ahí, metafóricamente, significa humilde, de baja condición. (Diccionario Espositivo de Palabras del Nuevo Testamento – W. E. Vine)

Otra palabra griega es Tapeinophrosune que indica “humildad de mente”.

El ejemplo por excelencia de la humildad la tenemos en Jesucristo quien dijo:

“Llevad mi yugo sobre vosotros, y aprended de mí, que soy manso y humilde de corazón; y hallaréis descanso para vuestras almas; porque mi yugo es fácil, y ligera mi carga” (Mateo 11:29-30).

El Yugo se pone en un buey, y el buey es usado para llevar las cargas, y esto nos habla de servicio . Es difícil bajarle al buey la cabeza para colocarle el yugo; y sin el yugo no es de grande utilidad – sirve de muy poco. Así todo líder que no es “de baja condición” es de muy escasa ayuda en la obra.

¿Cómo aprendemos de Jesús? Pablo lo escribe de una manera majestuosa:

“Haya, pues, en vosotros este sentir que hubo también en Cristo Jesús, el cual, siendo en forma de Dios, no estimó el ser igual a Dios como cosa a que aferrarse, sino que se despojó a sí mismo, tomando forma de siervo, hecho semejante a los hombres; y estando en la condición de hombre, se humilló a sí mismo, haciéndose obediente hasta la muerte, y muerte de cruz” (Fil. 2:5-8).

Jesús bajó de los cielos y se presentó en un cuerpo de humanidad; tomando forma de siervo…y estando en la condición de hombre, todavía dá un paso más “de baja condición” al morir en la cruz como un criminal. Esto es, murió por nosotros los pecadores.

¡Qué ejemplo tan sublime y preponderante por el mismo Maestro! El verso cinco en inglés se traduce: “Deja que esta *mente* esté en tí. la cual estuvo también en Cristo Jesús.” Nos habla de “humildad de mente.”

Vamos a repasar unos versos sobre la humildad:

“En tu gloria sé prosperado; cabalga sobre palabra de verdad, de humildad y de justicia, y tu diestra te enseñará cosas terribles” (Salmos 45:4)

“El temor de Jehová es enseñanza de sabiduría; y a la honra precede la humildad” (Proverbios 15:33).

“La humildad y la reverencia para con el Señor te traerán sabiduria y honra” (LBAD).

“Riquezas, honra y vida son la remuneración de la humildad y del temor de Jehová” (Proverbios 22:4).

“El deseo de los humildes oíste, oh Jehová; Tú dispones su corazón, y haces atento tu oído” (Salmos 10:17).

“Porque Jehová es excelso, y atiende al humilde, mas al altivo mira de lejos” (Salmos 138:6).

“Jehová exalta a los humildes, y humilla a los impíos hasta la tierra” (Salmos 147:6).

“Porque Jehová tiene contentamiento con su pueblo; hermoseará a los humildes con la salvación” (Salmos 149:4).

“Así que, cualquiera que se humille como este niño, ése es el mayor en el reino de los cielos” (Mateo 18:4).

“Porque el que se enaltece será humillado, y el que se humilla será enaltecido” Mateo 23:12).

También Lucas 14:11; 18:14. “Yo pues, preso en el Señor, os ruego que andéis como es digno de la vocación con que fuisteis llamados, con toda humildad y mansedumbre, soportándoos con paciencia los unos a los otros en amor” (Efesios 4:1-2).

“Nada hagáis por contienda o por vanagloia; antes bien con humildad, estimando cadia uno a los demás como superiores a él mismo” (Fil. 2:3).

“Vestíos, pues, como escogidos de Dios, santos y amados, de entrañable misericordia, de benignidad, de humildad, de mansedumbre, de paciencia; soportándoos unos a otros, y perdonándoos unos a otros si alguno tuviere queja contra otro. De la manera que Cristo os perdonó, así también hacedlo vosotros” (Colosenses 4: 12-13).

“El hermano que es de humilde condición, gloríese en su exaltación” (Santiago 1:9).

“Pero él da mayor gracia. Por esto dice: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes: (Santiago 4:6).

“Humillaos delante del Señor, y él os exaltará” (Santiago 4:10).

“Igualmente, jóvenes, estad sujetos a los ancianos; y todos, sumisos unos a otros, revestíos de humildad; porque: Dios resiste a los soberbios, y da gracia a los humildes.
Humillaos, pues, bajo la poderosa mano de Dios, para que él os exalte cuando fuere tiempo” (1* Pedro 5:3-6).

Conclusión
:
Repasa estos versos cuantas veces puedas. No trates de pasar a tus superiores; y no olvides el consejo sagrado:

“Estimando cada uno a los demás como superiores u él mismo.” No hay gran dificultad en estimar a los que son nuestros superiores, pero el humilde estima a todos sus hermanos como superiores a él mismo. Nunca hagas algo para sobresalir sobre los demás. Acuérdate, lo que estás haciendo es para la honra y gloria de Dios. Sirve con humildad y no olvides que estás sirviendo porque el Señor después de salvarte, te ha dado la bendición y privilegio de ser siervo de El. Jesús como Salvador te salvó; como tu Señor ahora le sirves. ¡Sírvele con ganas! y al llegar al cielo verás lo que ganas.

“Humíillaos Delante Del Señor, y El Os Exaltará”

Oremos de 6 hs. A 6:30 hs. Que el Señor Jesucristo le conceda un dìa bendecido junto a su familia. Obispo Diego Santillàn

Gracias hermano Juan de la iglesia Antioca para compartir esta palabra de bendicion

Seguici su Telegram