Estimados Obispos, Pastores, Misioneros y hermanos. Paz de Cristo.

Serie Shemá – Capitulo 1 – RELIGIOSIDAD

Deuteronomio 6:4-9 _”Oye, Israel: Jehová nuestro Dios, Jehová uno es.(5) Y amarás a Jehová tu Dios de todo tu corazón, y de toda tu alma, y con todas tus fuerzas._
_(6) Y estas palabras que yo te mando hoy, estarán sobre tu corazón; (7) y las repetirás a tus hijos, y hablarás de ellas estando en tu casa, y andando por el camino, y al acostarte, y cuando te levantes. (8) Y las atarás como una señal en tu mano, y estarán como frontales entre tus ojos; (9) y las escribirás en los postes de tu casa, y en tus puertas.”_

El texto que acabamos de leer, es la oración más importante de la liturgia judía. Se conoce como SHEMA. Esta oración, también fue utilizada por Jesús cuando los escribas le preguntaron acerca de cuál era el mandamiento principal (Marcos 12:29), y Jesús responde recitando la SHEMÁ.

En los siguientes días vamos a analizarla, pero antes, quiero presentarles un uso negativo que se hizo de esta poderosa oración, y lo vemos en Mateo 23. Jesús había llegado a Jerusalén. Por varios días había estado en el templo, echó a los mercaderes, enseñó y discutió acerca de la Ley. Los religiosos intentaron por todos los medios acusarlo, porque él denunciaba sus prácticas malvadas. Es ahí donde Jesús dice:

_(4) Porque atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen sobre los hombros de los hombres; pero ellos ni con un dedo quieren moverlas. (5) Antes, hacen todas sus obras para ser vistos por los hombres. Pues ensanchan sus filacterias, y extienden los flecos de sus mantos; (6) y aman los primeros asientos en las cenas, y las primeras sillas en las sinagogas.._

Primero, los acusa de poner más cargas sobre las personas que las exigía la Ley. El resultado era que la gente cargaba con una terrible “CULPA Y FALTA DE PAZ” , ya que su relación con Dios dependía de cuántas reglas podían cumplir.

Luego habla de las FILACTERIAS. Se trataba de unas cajitas de cuero que contenían pasajes de la Ley (entre los que estaba la SHEMA) . Ellos habían tomado “literal” la recomendación de Deuteronomio 6:8 de ponerlas en sus manos y en sus frentes (como una vincha).

Jesús los condenó, no por usar estos elementos sino por ser Líderes engreídos y querer solamente llamar la atención con su exageración.

El diablo había logrado su objetivo: “Tener líderes engreídos que hacían difícil el camino de Dios”.

Pero justamente para arreglar eso vino Jesús. El mismo se proclamó con la palabra profética de Isaías 61, diciendo que había venido a dar buenas noticias a los pobres, a sanar a los enfermos, a liberar a los cautivos y a dar vista a los ciegos.

Al diablo le fascina la religiosidad, y actualmente ha vuelto a complicar las cosas, por eso, quizá sea bueno que nos analicemos:
¿Vivimos nuestra vida cristiana con culpa? ¿estamos muy preocupados por “cumplir con cosas” más que en tener una relación con Dios? ¿estamos queriendo mostrar a otros lo buenos creyentes que somos? ¿o demostrar cuánto sabemos?

Te invito hoy a reflexionar y a buscar una relación genuina con Dios. Sin imposiciones, sin culpas, con humildad y sencillez.

Oremos de 6:00 a 6:30 hs.
Que el Señor Jesucristo les conceda un día bendecido junto a su familia.
Obispo Adrián Fols.

Gracias Hermano Juan para compartir la preciosa palabra de Dios

Seguici su Telegram