Estimados Obispos, Pastores, Misioneros y hermanos. Paz de Cristo.

Serie Shemá – Capitulo 2 – “ESCUCHA”

Deuteronomio 6:4-5 “Escucha, Israel: el SEÑOR nuestro Dios, el SEÑOR uno es. (5) Y amarás al SEÑOR tu Dios con todo tu corazón, con toda tu alma y con todas tus fuerzas.”

Dios ha elegido trabajar a través de las personas. Aun cuando él comienza las cosas, necesita nuestra intervención y nuestro pedido. A veces algunos temas requieren mucha oración, porque necesitan que mayor cantidad de poder sea liberado y eso se hace a través de la oración.

La oración de la SHEMA recibe su nombre, por la primer palabra: “ Escucha, Oye” que en hebreo se dice “Shemá”.

Shemá es una palabra que se repite mucho a lo largo de la Biblia ya que escuchar es algo común en el ser humano. No obstante, en el contexto de este pasaje, significa bastante más que sonidos que llegan al oído.

Cuando Shema se usa en un contexto donde el que habla es Dios, se transforma no solamente en escuchar sino también en Tener “entendimiento”, “discernimiento”, “prestar atención”.

Se refiere más que a escuchar solo con el oído. Significa escuchar, examinar, investigar.

Shemá también puede significar “responder a lo que se escucha”. Varios Salmos de hecho comienzan sus oraciones con una petición de que Dios “escuche y obre”.

Salmos 39:12 ”Shema (escucha) mi oración, oh SEÑOR; oye mi clamor y no calles ante mis lágrimas.”
Salmos 54:2 ”Oh Dios, shema (escucha) mi oración; atiende a las palabras de mi boca.”

Pedirle “Shema” a Dios es pedirle que actúe, que haga algo. Pero de la misma manera cuando Dios te dice “Shema” no se trata solo de oír, sino también de responder. De escuchar y obedecer.

En el hebreo antiguo, no existía la palabra “obedecer”. Cuando Dios bendice a Abraham y le da la promesa le dice:

Génesis 22:18 “En tu descendencia serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto shema (obedeciste) mi voz.“

Es decir, shema significa tanto escuchar, como obedecer.

Este es un gran secreto que tenemos que proclamar. No se trata solo de escuchar buenos mensajes, no se trata solo de escuchar buenos estudios, no se trata solo de escuchar o leer la biblia. Se trata también de obedecer los mensajes de Dios, de obedecer su palabra.

Entender esto nos dará una gran ventaja a la ora de orar y pedirle a Dios, ya que nos habremos transformados no solo en oidores, sino también en hacedores.

Posiblemente en esto es en lo que pensaba el apóstol Santiago cuando nos dijo: (Santiago 1:22) ” Pero sean hacedores de la palabra, y no solamente oidores engañándose a ustedes mismos.”

Nuevamente te invito hoy a reflexionar y a intentar no solamente escuchar, sino también hacer la palabra de Dios.

Oremos de 6:00 a 6:30 hs.
Que el Señor Jesucristo les conceda un día bendecido junto a su familia.
Obispo Adrián Fols.

Seguici su Telegram