Estimados Obispos, Pastores, Misioneros y Hermanos.
Paz de Cristo!

Un cambio en la dirección de su mirada

Hechos 3:1-5

1 Pedro y Juan subían juntos al templo a la hora novena, la de la oración.
2 Y era traído un hombre cojo de nacimiento, a quien ponían cada día a la puerta del templo que se llama la Hermosa, para que pidiese limosna de los que entraban en el templo.
3 Este, cuando vio a Pedro y a Juan que iban a entrar en el templo, les rogaba que le diesen limosna.
4 Pedro, con Juan, fijando en él los ojos, le dijo: Míranos.
5 Entonces él les estuvo atento, esperando recibir de ellos algo.

A. Era traído un hombre cojo de nacimiento v.2

1. Lo que menos había para este hombre, era la esperanza de caminar

2. Paralítico en su niñez, adolescencia, juventud y ahora con más de cuarenta años

3. Pero cuando muere la esperanza, allí se hace presente Cristo Jesús

4. No importa cuanto tiempo haya estado paralizado, hay vida y esperanza en Cristo

B. Le ponían cada día a la puerta del templo que se llama la Hermosa. V.2b*”

1. Lucas nos da el detalle en identificar que la puerta se llama Hermosa

2. Cerca de la casa de Dios. PERO LEJOS DEL DIOS DE LA CASA
Pedro, con Juan, fijando en el los ojos. V.4 Se inicia un cambio – le dijo míranos

1. De seguro el mendigo quedó sorprendido, al pedirle que le mirasen el hizo algo que nunca había hecho.
De tal manera se provoca un cambio en todo el ser del paralítico. La Palabra de Pedro y Juan el cual le dijo: Míranos, le da la esperanza. De tal manera expresa con su actitud que esperaba recibir de ellos algo, desconociendo el milagro con que Dios lo iba a sorprender.
Muchos entraban y salían, pero nadie se interesaba del paralítico (nadie lo mirava… seguramente muchos le davan dinero ma no lo miravan)… sai es en el mundo… se dan Michael cosa ma no se miran las personas.

Una mirada vale mas que 1000 palabras o actiones.

Una mirada de fe….

3. Hay muchos paralíticos esperando que usted se les acerque para levantarles

C. No tengo plata ni oro, pero lo que tengo te doy v.6

4. No siempre es el dinero lo que el hombre necesita para vivir

Ecl 10:19 Por el placer se hace el banquete, y el vino alegra a los vivos; y el dinero sirve para todo.**

Ecl 10:19 Para el placer se prepara la comida, y el vino alegra la vida, y el dinero es la respuesta para todo.

Y al momento se le afirmaron los pies y tobillos v.7b

1. Dios hizo nuevos huesos a este hombre, camino y salto

2. Cuando un hombre viene a Cristo, es nacido de nuevo

3. Luego entro al templo, al que nunca había entrado v.8

4. Una mirada a Jesús, puede cambiar el curso normal de las cosas en el hombre

CONCLUSIÓN
Esta historia nos muestra el poder de Dios para cambiar la vida, de aquellos que ponen su mirada en Jesús, tal vez, su condición no es la de un paralítico, puede ser un problema de carácter social o moral, nadie le presta atención a su problema, es mas cree que ya no hay nada que se pueda hacer, ya todo esta perdido. Levante sus ojos y mire a Cristo, el poder que tuvo para sanar ayer, es el mismo que sana hoy. No ponga su fe en el oro y la plata de este mundo, ponga su fe en el que puede cambiar su vida, levántese y ande en el nombre de Jesucristo.

Oramos desde las 06:00 Hs a 06:30 Hs.
El Señor les dé un día muy bendecido junto a su familia.
Obispo Marcelo Anaya…

Gracias Hno. Juán
Bendiciones…